Mermelada de higos chumbos: una opción saludable y deliciosa para endulzar tus comidas

¿Sabías que la mermelada de higos chumbos es una opción saludable y deliciosa para endulzar tus desayunos, meriendas y postres? Descubre cómo hacerla en nuestro último artículo y déjate seducir por su irresistible sabor y beneficios para la salud. ¡No podrás resistirte a probarla!

La mermelada de higos chumbos es una opción saludable y deliciosa para endulzar desayunos, meriendas y postres. Los higos chumbos son ricos en vitaminas, especialmente en vitamina B3. Para hacer la mermelada se necesitan 1 kg de higos chumbos, 2 manzanas, el zumo de un limón y 750 g de azúcar. Antes de empezar, es necesario esterilizar los botes de cristal donde se conservará la mermelada. Los higos chumbos se deben pelar y trocear, al igual que las manzanas. Se agrega el jugo de limón y el azúcar a las frutas en una olla y se deja cocer a fuego lento durante 70 minutos. Si se desea, se puede agregar la piel de la manzana, rica en pectina, para obtener la consistencia deseada. Una vez cocida, se deja enfriar la mezcla y se tritura con una batidora para obtener un puré de frutas sin grumos. Es importante colar la mezcla para evitar que se cuelen las pepitas del higo. Finalmente, se envasa la mermelada en los botes de vidrio y se dejan boca abajo durante unos días. Si no se va a consumir pronto, se recomienda hacer un envasado al vacío hirviendo los frascos en agua durante 30 minutos. La mermelada de higos chumbos es una opción deliciosa y versátil para disfrutar de esta fruta en cualquier momento.

¿Te gustaría aprender a hacer una deliciosa mermelada de higos chumbos para endulzar tus desayunos, meriendas y postres? ¡Estás en el lugar correcto! En este artículo te enseñaremos paso a paso cómo hacer esta opción saludable y deliciosa que seguramente encantará a tu paladar. Además, te daremos información relevante sobre los higos chumbos y los beneficios que aportan a tu salud. ¡Comencemos!

Contenido

Los higos chumbos: una fuente de vitaminas

Antes de adentrarnos en la receta de la mermelada, es importante conocer un poco más sobre los higos chumbos y los nutrientes que contienen. Estas frutas, también conocidas como tunas, son originarias de América y se caracterizan por su sabor dulce y su textura jugosa. Además, son una excelente fuente de vitaminas, especialmente de vitamina B3.

Ingredientes necesarios

Para hacer nuestra mermelada de higos chumbos, necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 kg de higos chumbos
  • 2 manzanas
  • El zumo de un limón
  • 750 g de azúcar

Estos ingredientes son fáciles de conseguir en cualquier supermercado y nos permitirán obtener una mermelada deliciosa y saludable.

Pasos para hacer la mermelada de higos chumbos

Una vez que tengamos todos los ingredientes, podemos comenzar con la preparación de nuestra mermelada. Sigue estos pasos para obtener un resultado delicioso:

Paso 1: Esteriliza los botes de cristal

Antes de empezar a cocinar, es importante esterilizar los botes de cristal donde se conservará la mermelada. Esto asegurará su correcta conservación y evitará la proliferación de bacterias. Para esterilizarlos, simplemente colócalos en una olla con agua hirviendo durante unos minutos. Luego, déjalos secar al aire antes de utilizarlos.

Paso 2: Prepara las frutas

Una vez que los botes estén listos, es hora de preparar las frutas. Comienza pelando y troceando los higos chumbos, asegurándote de retirar cualquier parte dañada. Haz lo mismo con las manzanas, pelándolas y cortándolas en trozos pequeños.

Paso 3: Cocina las frutas

En una olla grande, agrega los higos chumbos y las manzanas troceadas. Exprime el zumo de limón sobre las frutas y añade el azúcar. Mezcla bien todos los ingredientes y deja que la mezcla repose durante unos minutos para que los sabores se integren.

Paso 4: Cocina a fuego lento

Una vez que la mezcla esté lista, coloca la olla a fuego lento y deja que las frutas se cocinen durante aproximadamente 70 minutos. Es importante revolver de vez en cuando para evitar que se peguen al fondo de la olla.

Paso 5: Añade la piel de la manzana

Si deseas obtener una mermelada con una consistencia más firme, puedes agregar la piel de la manzana a la mezcla. La piel de la manzana es rica en pectina, una sustancia natural que ayuda a espesar la mermelada. Deja que la piel se cocine junto con las frutas y retírala al finalizar la cocción.

Paso 6: Tritura la mezcla

Una vez que las frutas estén cocidas, retira la olla del fuego y deja que la mezcla se enfríe un poco. Luego, utiliza una batidora para triturar las frutas y obtener un puré sin grumos. Este paso es importante para lograr una textura suave y homogénea en nuestra mermelada.

Paso 7: Cuela la mezcla

Para evitar que se cuelen las pepitas del higo y obtener una mermelada sin impurezas, es necesario colar la mezcla después de triturarla. Utiliza un colador de malla fina o una gasa para filtrar la mermelada y asegurarte de que quede completamente lisa.

Paso 8: Envasa la mermelada

Una vez que hayas obtenido la consistencia y textura deseadas, es hora de envasar la mermelada en los botes de cristal esterilizados. Llena cada bote hasta el borde y asegúrate de cerrarlos herméticamente. Esto ayudará a conservar la mermelada durante más tiempo.

Paso 9: Deja reposar los botes

Para asegurarte de que la mermelada se conserve correctamente, coloca los botes boca abajo durante unos días. Esto creará un vacío dentro del bote y ayudará a prolongar su vida útil. Después de este tiempo, puedes guardar los botes en la despensa o en un lugar fresco y oscuro.

Paso 10: Envasado al vacío (opcional)

Si no planeas consumir la mermelada pronto, te recomendamos hacer un envasado al vacío para garantizar su conservación a largo plazo. Para ello, sumerge los botes cerrados en agua hirviendo durante 30 minutos. Este proceso sellará herméticamente los botes y eliminará cualquier bacteria que pueda haber quedado en el interior.

La mermelada de higos chumbos es una opción deliciosa y versátil para disfrutar de esta fruta en cualquier momento. Para hacerla, necesitarás higos chumbos, manzanas, limón y azúcar. Cocina las frutas a fuego lento, tritúralas, cuela la mezcla y envasa la mermelada en botes esterilizados. ¡No olvides dejar reposar los botes boca abajo y, si lo deseas, hacer un envasado al vacío para una conservación óptima! Disfruta de esta deliciosa mermelada casera en tus desayunos, meriendas y postres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.